El pasado 27 de octubre de 2016, la compañía musical Pablo Nahual tuvo el gusto de ofrecer un concierto didáctico en el centro cultural Antonio Machado de Madrid. En el concierto participaron el Colegio Santa Cruz y el CEIP  El Sol, este último, centro de educación inclusiva de alumnos sordos y oyentes. La experiencia fue memorable, tal y como queremos mostrar en el siguiente video:

Para nosotros cada concierto es único e irrepetible, propio de la magia de las experiencias artísticas en vivo. En esta ocasión el encuentro musical fue con niños de 4 a 7 años con ganas de cantar, bailar, aprender pero, sobre todo, de compartir.

Queremos aprovechar este momento mágico que se nos regaló para hacer una breve reflexión sobre el poder integrador del ARTE tanto en lo personal como en lo social, y muestra de ello es cómo un concierto de música para niños oyentes y sordos hace que todos se conviertan en un solo corazón y un solo sentir, a pesar de la imposibilidad de algunos de escuchar el sonido.

Y es que cuando el artista realiza su hecho artístico desde el corazón, genera una experiencia plena que integra tanto al intelecto que aprende, al cuerpo que se expresa, como al corazón que siente.

Los niños con discapacidad auditiva tienen el resto de sentidos despiertos, incluso algunos de ellos más desarrollados que el resto, por lo que proponerles experiencias artísticas llevadas a cabo con intento y con conciencia les aporta un registro memorable.

Pablo Nahual define el ARTE como el Ánimo Realizador del Talento Estético.

El talento estético es patrimonio de todos los seres humanos, ya que todos amamos la belleza y la armonía.

Es por ello que aportar al niño registros artísticos de calidad son el abono para que esa semilla de talento germine y de su fruto.

Para nosotros  se dio ese momento artístico pleno, gracias al intento de Pablo, al esfuerzo de los profesores por llevar a cabo la actividad, así como de todos los niños por atender, responder, reír, cantar, bailar y buscar sólo aquello que los une realmente, que son las ganas de jugar, de disfrutar, de gozar y de compartir.

También reconocer, agradecer y expresar nuestra admiración hacia la profesora de estos alumnos con disminución auditiva que con tanto amor, pasión y profesionalidad tradujo todo aquello que Pablo Nahual fue relatándoles durante el concierto.

Por último decir que el artista también alimenta su corazón de experiencias memorables que le ofrece cada día la realidad, y aprovechar esta ocasión para agradecer a todos los niños que durante todos estos años, tanto oyentes, sordos, ciegos, autistas, discapacitados motores y disminuidos psíquicos que han hecho  posible, con sus ganas de disfrutar y compartir, que hayamos llegado hasta el momento presente.

Ha sido un gran regalo de la Vida, y queremos agradecerlo. ¡¡¡Gracias chic@!!!